La industria cinematográfica nos ha implantado en las pequeñas mentecitas una visión de la justicia y la actuación legal que pocas veces tiene que ver con la realidad. Claro, para los comunes mortales como nosotros, todos los abogados se parecen a Richard Gere (aun después de haber bailado con la “negrita” de J Lo), los jueces son negros, los investigadores son rubios renegados que se pasean en musculosa blanca mirando fotos de cadáveres para descubrir una pista (y están mas buenos que comer pollo con la mano) y podría seguir enumerando clichés. Sin embargo, acá, en el país del Sur, la cosa es bien distinta.

La historia de hoy nos remonta a un mega-operativo ordenado por un juez federal que no voy a nombrar para preservar las identidades. Como todo mega-operativo, se reclutan a los mejores hombres de la justicia y policías para apersonarse al lugar de los hechos. Todos ellos llegaron seguramente con el pecho inflado de honor y orgullo por su profesión, y viendo también si podían garronear algún matecito durante la tarde. Con la orden, irrumpieron en el edificio y se dispusieron a revisar toooodo el papelerio que puede haber en una empresa, a fin de dar con algo que sirviera a la causa. Luego de que la recepcionista gritara por los pasillos “cayo la cana! cayo la cana!”, claro está. Y como siempre hay que escuchar las dos campanas de la historia, aqui van las dos partes:

Oficiales de la Justicia: “Che boludo, necesitamos un testigo… sii! es la parte que mas me gusta! Y a quien elegimos che? Al travesti de la esquina? No, seguro que no tiene documentos, ademas de que nos va a cagar a trompadas mira la cara de malo que tiene, con razon no levantas nada, eh, puto puto! al punguita este que pasa corrien… ya se fue, uhh mira, el malabarista del semaforo, ese si que no tiene nada que hacer en la vida y va perfecto! Ademas viene con el monociclo y todo, el Principal se va a poner como loco! Eh vos, si, vos flaquito, el de la bicicletita de una rueda, si, veni que esto es un allanamiento y necesitamos un testigo. No, no te agarres las bolas con ese gesto que aca atras tenemos a la Federal querido, no te hagas el loco. Dale pasa, a ver… apellido y nombre, direccion, como la conch# de tu madre no te pases, eh, si, perfecto, esto es Monserrat no? barbaro, ahora dale, deja la motito esa en alguna oficina y mira como pasan las carpetas. Si, en la oficina del fondo la gorda tiene facturas.”

Loco del monociclo: “Bravo! amigo, una moneda para este artista callejero, dale no te ortibes un pesito tenes ahi en la guantera, eh eh que atropellas, canuto! Uh la cara de nabos de estos dos… si, que necesitan? que? testigo las pelotas! estan de la gorra ustedes? Pero la put, ok ok a ver dale, nombre? Roberto Carlos ponele… si, domicilio? la conc** de tu hermana rati! Balcarce 50… seh, Monserrat… no es una moto pelotudo, es un monociclo, me van a dar algo para morfar aunque sea? La mierda, justo me vienen a agarrar a mi con los pirri encima estos canas de mierda, allanamiento las bolas, me llegan a revisar y voy a la sombra otra vez y donde lo encuentro al Muela para que me venga a sacar? si el forro ese se fue a Mar del Plata que mala leche que tengo… uh para, como no me di cuenta antes! si estos son mas siome, gracias Gauchito! hay que olivaaar eh vieja, dale dale loco que estan con el mate [silbido] ven a mi mi ruedita valiente! nos vamoooo!”

Observador omnipresente: “y asi, el testigo sale corriendo del edificio custodiado, con su diminuto vehiculo, siendo perseguido (no pudieron evitar que saliera ja) por varios efectivos de las fuerzas policiales que no contaban con su astucia para pedalear de contramano remontando la avenida, alejandose feliz hacia la libertad”

Oficiales de la Justicia: “dale gordo correlo al hippie de mierda ese, para flaco! no te podes ir! pero la puta madre estos obesos no pueden alcanzar a un desnutrido fumanchero en bicicleta. Vayan a buscarlo a la casa, donde era que vivia? Balcarce 50? vos no sos mas tarado porque no te da el tiempo, no te das cuenta que no vive ahi? Cuantas veces te dije que le pidas documento a los testigos?? Bue, a ver, vos, si vos,que necesitamos un testigo. Para boludo, que despues el Principal se va a calentar, esto tiene que constar en el acta a ver si como son estos hijos de puta nos hacen caer la causa por el hippie del orto. Y que ponemos? Y, en estos casos, siempre es mejor aceptar la verdad.”

Acta del procedimiento: “El testigo Sr. Don Roberto Carlos se retiro del procedimiento por motivos personales.”

[N. de R.: 99% verídico]