Bienvenidos nuevamente seres invisibles e inexistentes que llegan de todas partes a leer estas inmejorables líneas (?). Si bien los últimos posts de fines de 2008 no tuvieron nada de chispa, fueron bastante premonitorios – una de dos, o en este país nunca pasa nada nuevo, o tengo poderes sobrenaturales para enfocarme sobre situaciones que volverán a ocurrir dentro de un par de años.

Por lo tanto en breve me dedicaré a anunciarles los titulares del 2012, (aunque no me queda muy claro en qué mes se va a acabar el mundo).

Por ahora trataré de entender este nuevo sistema que aparentemente es genial, sólo porque me echaron de Spaces justo en el momento en que me había olvidado que alguna vez tuve un blog que era visitado por como 10 personas.

Mientras tanto, pásenla bien y si pueden, guárdenme un pedacito del Indoamericano para cuando también me echen de casa.