Holas holas mis apañalados fans (??) que aguardan con ahínco, devoción y muchas diéresis ¨¨ una aptualización de este bonito rincón internáutico!!! (2penlá, tengo teclado con acentos y símbolos varios, aunque esta pc es muy lenta y capaz que se cuel—
–itad del post.
 
En fin, les contaba que me fuí de retiro espiritual a las lomas de zamora a buscar algo de inspiración con el Gran Bañero argentino y volví no sólo con acentos, no sólo renovada, no sólo con ganas de tomar mucha cemmmezaaa, sino con pedacitos de posts que estaban muy buenos pero no los pude terminar.
 
(N. de R.: hoy tampoco los quise terminar, asique esto va sin ton ni son)
 
En primer lugar, mis más cariñosos recuerdos a la hinchada más patética y amarga de la Argentina: la de Racing. Me preguntaba hoy en mi trayecto "in itinere", qué carajo tengo que ver yo con que su equipo sea un desastre desde que nació que me tengo que comer que se manifiesten los 100 que deben ser y me hagan perder 15 minutos de mi VALIOSA y AGITADA vida porque el bondi no avanza???? Eh??? Me van a devolver mi horario de spa personal leyendo boludeces en internet??? Eh?? A quién se lo reclamo yo?? No sé, háganse del Real Madrid, del Barcelona, de Banfield (les queda cerca y tampoco ganan nada) pero no me rompan más las pelotas.
 
Ahora sí, después de mi "momento diario de furia", vayamos a la noticia principal (de hace 3 semanas digamos):
 
* Los Plugged-Coyas en Plaza Once – antesala del ocaso?:
 
Hace unas semanas esos malditos imperialistas emponchados de Florida andaban tocando en la Plaza Miserere, qué onda? Pasó a ser un hot spot de las guías de turismo? Nada que ver, nuestra investigación paralela (basada en estadísticas del Indec y en declaraciones de fuentes reservadas como Carlos Roda Plaza Puente) nos permitió saber que aparentemente habrían sido atrapados por el comando radioeléctrico bajándose pistas de "Let it be" y "Chiquitita" ilegalmente usando el eMule (mula, coya, poncho, soy una luz).
Después de varios intercambios epistolares entre la Policía división "Delitos de artistas callejeros" y los abogados de los coyas, se habría llegado a un acuerdo extrajudicial consistente en el pago de $200 + 10% de la gorra diaria + 15 días de probation en algún lugar horrible, poco transitado por holandeses de la ciudad. De ahí que por 2 semanas se los vió entonar "Foxy Lady" con sus cicus y sus amplificadores frente a la estación de trenes.
Para colmo de males, durante uno de los conciertos Rudy -el virtuoso solista de quena- se quebró al escuchar el discurso del pastor evangélico que grita en el medio de la plaza y llorando confesó que en realidad es todo playback, lo que causó gran revuelo entre los presentes, que aprovecharon para chorearse la gorra con la pingüe recaudación del día.
TODO MAL.
 
Cuando consiga superar el tema del falso simulacro de incendio, sigo…