Buenas buenas mis abandonados, sufridos y ebrios lectores (si, me llegaron tooodos los mensajes de Cossab senores). Finalmente he decidido volver para contarles una historia de moderna monarquia (?) descubierta por mi, y solo por mi, en mis madrugadores viajes en bondi, a saber…
 
Como sabran -esta pc no tiene acentos, sepan disculpar-, soy una autodeclarada "terrorista de bondi", es decir, de esas que atropellan a todos los boludos que se quedan parados en el medio para llegar a mi objetivo final: el ultimo asiento, el que como es de publico conocimiento presenta las mayores chances de sentarse. Ahora bien, para mi no-beneplacito, no soy la unica terrorista ya que mis inflamados discursos han inspirado a varios que ahora vienen a disputarme el lugar al final del colectivo y es ahi donde surge la figura de el (con acento): el Rey del Ultimo Asiento.
 
Generalmente es un hombre, con uno o mas bolsos, muchas camperas y bufanda piquetera, dejando a la vista solamente sus ojos magnanimos. Y digo magnanimos porque es EL quien elige quien va a ocupar su trono cuando haya llegado la hora de la abdicacion (mas conocida como "bajarse en Liniers"), porque es EL quien subio en Lobos a las 5am para pasar por aca tipo 7am y su infinita sabiduria no debe ser cuestionada.
 
Graficamente supongamos que el Rey esta en el medio del asiento de 5, al desocuparse alguno de los asientos de al lado, EL puede cambiarse hacia un lado o hacia otro, desconcertando a los terroristas que nos agolpamos sobre el, beneficiando quizas injustamente a alguien que haya subido despues que yo (se entiende?).
 
Claro que si, EL con un solo movimiento de nalgas, puede derribar cualquier estratagema previa, por lo tanto (y desafio al bobo de Maquiavelo a refutarme, total esta muerto, creo) aqui van algunos tips para ganarse la magamansmammasnnmidad del Rey:
 
# Sonreir: una sonrisa puede mover al mundo y aca lo importante es conseguir el asiento, por lo tanto, a sonreirle al Rey hasta convencerlo de que nos merecemos el honor de ocupar su calida poltrona.
 
Problema: esta mas dormido que un tronco.
 
# Golpecito carinioso: (tampoco tiene enies) para despertarlo pero no tanto como para que se enoje, ir dandole leves toquecitos de mochila y cuando abra sus pegoteados ojos, sonreir.
 
Problema: tiene pinta de violento.
 
# Condescendencia: mirar por la ventanilla de atras del colectivo como pensando "por que no espere al de atras que viene vacio?" o "como me duele la ciatica, caramba!" o "soy una pobre trabajadora que solo quiere un lugar para sentarse"
 
Problema: hay que tener una mirada bastaaaante explicativa, porque en la mayoria de los casos pensara que solo estas profundamente dormida y no va a hacer efecto.
 
# Jaque Mate: definitivamente la mas complicada es planear una jugada digna de Karpov, Kasparov, Tchaikovsky o Dostoievsky y hacer un movimiento de caballo en el momento en que el Rey decide para que lado llevar sus pompis (esta completamente permitido saltar o golpear a algun peon).
 
Problema: los reflejos de las 7am no son nunca demasiado confiables.
 
Finalmente, tenemos el ultimo recurso -que no es decir que ahora que el Kun Aguero es la estrella del futbol argentino, como hacen algunos idiotas de la tele despues del fracaso anticipado del ninio mosca-: cuando se corra matarnos a empujones con el otro vasallo que busca el asiento (seguramente la vieja esa rubia que es mas terrorista que yo, hasta me empuja! le temo, y sube en mi misma parada, creo que me esta mirando mal… y ya se esta moviendo el Rey, ay por dios que alguien me ayudeeeee!!! God save the King!!!)