Felíz sábado otoñal ssaamigoooosss! Mientras en esta bella tarde las plazas se pueblan de tomadores de mate compulsivos e intercambiadores de revistas, aquí estamos, firmes junto al Pueblo, esta vez para acercarnos a un tema conflictivo: el Mal de Amores. Como si con uno no fuera suficiente, parece que la onda del Mal es sufrir por varias personas a la vez (léase Luis Miguel, Fernando Redondo y el Muñeco Gallardo -sí, cuando era pebeta me gustaba Gallardo, lo reconozco y estoy orgullosa juá!-) con lo cual se hace más jodido superarlo.
 
Pero acá no todo es lamento señoras y señoritas, acá venimos a dar SOLUCIONES a este flagelo moderno (?) y a eso vamos, a las acciones que toman las mujeres despechadas a la hora de recuperar un amor (o varios, si es que somos tan afortunadas y patéticas a la vez):
 
* El llanto de película: obviamente, la primer reacción es llorarse la vida, pero no crean que por tristeza, no! Todo es una genial actuación para lograr que el hombre en cuestión se conmueve, le dé "penita" o mejor, se sienta un completo hijo de puta (que por otra parte, seguramente lo es, je)
 
* El poema de Neruda: cuando el llanto no funciona, hay que tirar con artillería pesada. El canal puede variar (mensaje de texto, email, fotolog, mensaje en Radio Disney, pauta publicitaria en lo de Susana) pero el mensaje es el mismo: un poema, texto o canción donde una se arrastra a los confines de la miseria humana robando letras a personas con más talento -eso sí, prohibido Chayanne o alguno de esos, lo que se busca es que reconsidere su posición, no que se cague de risa-.
 
* El amenazamiento (?): mi amigo Ismael Serrano dice que la mejor terapia para el olvido es el odio, y de este hay muchas manifestaciones: huevazos a la salida del laburo, escrache y piquete en la casa, cadena de mails con su foto y el texto "me la como, y qué?" o publicar su nombre y teléfono en el rubro 59 "alto pasivo, me trago todo" (jaaa cómo no se me ocurrió antes!)
 
* El llamado de las 3am: aunque ya lo nombré hace varios meses, es típica, te ponés en pedo maaaal para olvidar y después sólo se te ocurre llamarlo para decirle "te extraño, no puedo más, volvé, sos un hijo de putaylareputsagsdh$"""
 
En fin, debe haber unas cuantas más, pero seguramente ninguna funcione, porque si es un hombre de ley, lo más probable es que ya esté con otra -de onda te lo digo nena, los hombres NUNCA están solos, de última es mejor que la encuentren DESPUÉS que te dejaron-.
 
Y entonces? Cuál es la salida a este trágico destino? No te preocupes, nuestro (ahora, porque ya me cagó mi cumple cumple) amigo Telerman nos DA LA SOLUCIÓN!!!!
 
P.D.: Funcionará sólo con los que votan en Capital? Damned!