Hooolaaaassssamigooosss!! Cómo los trata la primavera?? Acaso bien, acaso mal, acaso se despiertan insultando porque nos vendieron un buzón y a la mañana hace 14 grados como en los peores días de invierno?? Síi, yo también!
Pero no todo son termómetros resfriados, también tuvimos el día de la Raza (raza argento?), el día de la Madre, el feriado, el día de la Lealtad, el día del Pochoclero, el día del 3 a 1 (lloren bosterossss) y dale que va, para cuándo el día de La Tía eh eh??
Dentro de este vaivén de festejos incontrolables, voy a ocuparme de uno en particular, el día de la Madre.
Ay las madres, qué sería de nuestros nacimientos sin ellas, y qué sería de ellas sin nuestras llegadas a altas horas de la mañana! Pero no voy a ponerme sentimental, ya saben (los 4 o 5 que leen cada tanto) que soy una persona altamente irascible y en especial con la gente, es decir, un gran porcentaje de la población de la tierra, asíque de la escasa cosecha personal 2006, les dejo una lista de razones por las
cuales debe mezclarse a madres con tenedores libres -sí, la chanté de una, vayamos al grano, al meollo, dale piba que se me enfrían los ravioles!!!-.
 
(repito) POR QUÉ NO DEBE FESTEJARSE EL DÍA DE LA MADRE EN UN TENEDOR LIBRE:
 
1. Hay demasiadas madres: y claro, porque no sólo tenemos a las madres de entre 30 y 40, sino a las madres de éstas, a las futuras madres con esas panzas enormes que gritan "ya viene, ya viene… y son mellizos!!!", las que sueñan con ser madres y la $%&· madre que la ·"$%··!
 
2. Hay demasiados hijos: en este punto van a disculpar mi lucha enfervorizada contra las criaturas. Son realmente insoportables: lloran, gritan, corren por los pasillos haciendo que cada "levantada" en búsqueda de comida sea un infierno, se arrastran por el piso para
beneplácito de los publicistas de Ala -"me enseñás que tengo que ser educado?" se olvidaron de esa eh-, se comen la comida de las fuentes, escupen, vomitan, erutan y hasta a algunos le dan la teta por diosss!! Hay gente almorzando cheee!!!
 
3. Hay demasiados minusválidos: aclaro, yo sé que la vida es justa y me va a castigar por mis dichos, pero me la banco, de última, desde mi futura cuadriplejia voy a seguir insultándolos… el festejo del día de la Madre parece "Dando lástima por un sueño" donde encontramos diversos participantes que persiguen su derecho de "mi estado es peor que el tuyo, tengo que pasar primero":
– las embarazadas a punto de vomitar
– las embarazadas a punto de parir
– las madres con bebés a punto de vomitar
– las madres con niños a punto de hablar
– las madres rompebolas con niños de 5 años -no tienen derecho, aclaro-.
– las madres rompebolas con niños de 11 años (los mismos que pretenden que les des el asiento en el bondi, acaso no juegan al fútbol y están mejor físicamente que yo?)
– las abuelas jóvenes con bebés en upa
– las abuelas ya entradas en año con bastones
– las bisabuelas en silla de ruedas
– las familias con todos estos personajes juntos, lo que hace que tengas que esperar 4 horas hasta llegar a la mesa.
(aclaración: mi abuelis, la única que me queda, anda por los 81 pirulos, pero su vicio, la comida, le da una fuerza y un vigor que es capaz de atropellar a varios niños con tal de servirse, y por eso merece un lugar de consideración y admiración)
 
4. El perverso sistema del tenedor libre: -con esto podría hacer un post aparte, pero para que vean que no intento robar, lo incluyo acá-. Convengamos en que el ser humano es despreciable por naturaleza, pero más o menos el sistema `à la carte´ lo reprime. Ahora el tema del tenedor libre saca a relucir los instintos más primitivos de competencia y conservación de la especie hasta el punto de asesinar por la última porción de lechón a la vinagreta.
En primer lugar tenemos la entrada, fuentes y fuentes de especialidades (?) que son arrasadas en pocos minutos por la manada de hambrientos que pretenden comer para toda la semana, atiborrando los mostradores en encarnizadas luchas.
Luego, la vuelta a la mesa con el plato lleno de comida de 10cm. de altura esquivando a los niños (cuándo no?) que corren desaforados en su libertad, dado que los padres están ocupados en llenar sus estómagos.
Más tarde, pasamos al plato principal, parrilla o pastas. Esta parte no es tan libre, hay que pedirle al buen parrillero chino o paraguayo un pedacito de carne y a cambio dejarle $2, pero acaso no estoy pagando por algo libre???. En este punto, y visto por un observador extraño, la multitud se asemeja más a una fila de mendigos esperando su turno de la olla popular, formándose largas colas para conseguir un chorizo o una porción de ñoquis, que pocas veces se consumen completamente, viéndose platos a la mitad en muchas mesas (las madres de hoy se olvidan que hay mucha gente que no tiene para comer, mientras sus hijos siguen rompiendo las bolas y sirviéndose cosas que después no terminan).
Finalmente, y como un desafío, las masas rodantes se dirigen a la mesa de los postres que, por lo menos en el lugar a donde fuimos, parecen todos artificiales y daría miedo probar esos intentos de mousse de chocolate de utilería. Acá la guerra es total, las ancianas usan sus bastones para abrirse paso, los niños lloran si no hay helado de chocolate y meten las manos en el dulce de leche, las madres se hacen las "adietistas" y buscan ensalada de frutas y los hombres, ay los hombres! hacen verdaderas torres con torta, gelatina, flan, crema, dulce de leche, mousse, frutas, arrolladitos y un poco de helado "para bajar la comida".
  
5. No es más barato: porque uno termina llenándose con porquerías que jamás pediría si tuviera que pagarlas, esperando 3 horas para un poco de ravioles y principalmente, moviendo el toor para ir a buscar cada cosa, además del disgusto de tantos pequeños corriendo por ahí, y no pudiendo comer nada hasta el lunes a la noche de la indigestión.
 
* Y eso que no mencioné la horrible canción cuando alguien cumple años y la más horrible tortita que te regalan… no hay nada más deprimente!!!
 
En fin, creo que quedó claro no? Ah… me olvidaba
 
FELÍZ DÍA DE LA MADRE!!!!
 
Ahhh 2: para los que no pudimos irnos a la costa en el fin de semana largo, no nos calentemos ni deseemos que llueva -ya sé, fue la semana pasada, pero se me complica con los verbos-, deleitémonos con una bella canción:
 
Himno de la Raza

Suban hoy como un himno de gloria
nuestros cantos henchido
s de amor,
celebrando la magna victoria
de la raza que un mundo nos dio.

Con la quilla de su carabela
abrió al mar honda ruta Colón;
todavía perdura su estela
como lazo de luz y de unión.

Hoy América entera palpita
rebosando de gozo y solaz
y en sus brazos abiertos invita
a buscar un regazo de paz.

Argentina, la patria gloriosa
de Belgrano y del gran San Martín,
marcha al frente mostrando orgullosa
el laurel que ganó en ruda lid.

Brava y fuerte con mano segura
va empujando el glorioso timón
del progreso, cantando ventura,
con la insignia que el cielo robó.

Celebremos la homérica hazaña
de aquel genio que al pie de Isabel
con su beso nos trajo de España
sangre, lengua, heroísmos y fe.

Letra: Teodoro Palacios
Música: Celia Torrá

 
 Naaaaaaaaahh! Altos ladrones estos dos eh… y esto figura en la web del Ministerio de Educación como "canción oficial", estamos todos crazy Macaya??? Con razón los chicos son así…