Esta vez (no tengo ganas de hacer introducción) la culpable es la radio, mejor dicho, el publicista de Coca Lay que se le ocurre hacer esas tandas agresivas con cierto tipo de gente, porque vamos a decir que no es muy agradable que te tilden de "boludo que te dejan plantado" o "mariquita que se engancha con novelas".
 
Resulta que tuve que salir a comprar una resma de A4 (suena el tel, sori)
 
Sí, vamos de nuevo,me cruzo a comprar una resma y el empleado, sonriente muchacho de unos 28 años, luciendo una refrescante calvicie y remera con leyenda en italiano (mentira, no me acuerdo qué decía), amable como pocos, extrañamente con pilas un día de frío como hoy, me atiende diligentemente y mientras imprimía la factura se produce un terrible silencio, de esos incómodos mientras la radio a todo volúmen anunciaba:
 
"Que levante la mano ese que se estaba quedando pelado y se rapó porque le parece que le queda sexy!!!"
 
Tierra tragame para evitar la risa, amén.