Escrito originalmente el 1º de abril de 2005
 
En esta era de las comunicaciones, donde la publicidad nos vende que con sólo pensarlo podemos enviar un fax a Tailandia, nos encontramos con la dura realidad de que NO ANDA EL PUTO MESSENGER!!! Aunque intentemos negar que nos importe, el hecho de ver como los muñequitos giran y giran sin encontrarse jamás, que aparece el solucionador de problemas -que quizás nos tire unos mangos para salir el sábado, pero de conectarnos ni hablemos no?- y el mensaje de error que nos trata de infradotados sugiriendonos que primero nos conectemos a internet…este hecho decía, logra alterar nuestras increíblemente frágiles mentes provocando una catarata de insultos, ataques de pánico masivos y la etapa de resignación en la cual caemos en la cuenta de que por fin ha llegado el día tan temido, el día en que tendremos que trabajar sin descanso, sin espacio para los chismes, las consultas onlain con el contador, los pedidos desesperados de Adrianita, los chistes malos, el carnaval de nicks -para qué me mato pensando en el colectivo si igual nadie me va a leer??- y todas esas pequeñas cosas de la vida que hacen feliz la existencia de los mortales que trabajan en oficinas…
Y lo peor no es eso, sino la incógnita de ir más allá y pensar que tal vez mañana tampoco conecte y así, como el cuento del tesoro al final del arco iris, renovar cada día la tenue esperanza de encender la máquina y reencontrarnos con nuestros contactos… cómo alguien osa decir que para algo está el teléfono? ya no sabemos hablar por teléfono, nuestros dedos se pierden en ese teclado numérico diminuto, los mensajes de texto son sólo un placebo para bobos -y mi celular ni siquiera los recibe…- asíque el único respiro, la única bocanada, el último manotazo de ahogado que nos queda es escribir un mail diciendo:
 
Conis (*) un osito de peluche de Taiwán dice:
HOLAAAAAAAAAAAAA!
 
Conis (*) un osito de peluche de Taiwán dice:
Como vaa?
 
Saludos mailescuchas… los extrañaré!
 
La tía Conis