Devolución a paranoicos: ok, sí, es verdad que son útiles para asear diversas partes de nuestros cuerpos, aunque recomendaría agregarles un algodoncito en la punta porlas… citando al gran Chandler de Friends "cuando sentís resistencia tenés que dejar de meter el hisopo"!! Y lo de las cadenitas… bijou accesible e inventiva, pero molesta al fin.
 
Paranoia de hoy: "Fightin´ Arturito o aprendé a pedir ayuda lareputísima"
 
Introducing characters:
 
Arturito: (R2D2) personaje querible de la saga de Star Wars, cuya reencarnación a long time para acá comenzó con los cajeros de la Afip donde uno puede presentar declaraciones juradas sin más esfuerzo que 2 cajas de disquettes -por si alguno no funciona- con el mismo archivo de 1kb, y la paciencia de la araña por la media hora de cuelgue entre cada operación.
 
Luego, los bancos -Yo te banco- tomaron la posta e instalaron las famosas Terminales de Autoservicio en las cuales se efectúan esas operaciones que uno quiere hacer YA pero por caja te cobran. A estas últimas nos referiremos como Arturito.
 
Not R2d2 friendly user: con un par de patitos fuera de la fila, nulos conocimientos del concepto "presione un botón que no existe" o "toque la pantalla como si eligiera esa porción de tarta de ahí, la que tiene mousse y aceitunas", en adelante "el forro que demora".
 
Guardia Nacional: estandarte de la seguridad bancaria, encargado de la feroz tarea de mantener a los celulares apagados dentro de la sucursal, de colar a las viejecitas y embarazadas por delante de 50 personas acaloradas o reponer los sobres al R2d2, en adelante "el pachorro".
 
Introducing situation:
 
Una -eficiente licenciada en administración devenida en cadete momentáneo multiuso multiespacio de diseño- sabe por experiencia que el trámite de "ir al banco" insume aproximadamente 20 minutos, salvo que aparezca el forro que demora.
 
Generalmente, el escenario es el siguiente: 10 o 15 personas adelante, viernes 14.30hs, mucho calor, histeria colectiva por acercamiento de fin de semana y no date arranged, imperiosa necesidad de ir al baño, más imperiosa necesidad de depositar.
 
Inusualmente, han pasado 20 minutos sin avanzar ni un sólo cm, cuando un estira el cuello un poco para divisar al forro que demora, completamente ensimismado en la difícil tarea de comprender cuando una máquina dice "escriba el número de sobre". Claro, seguro que el pelotudo no encuentra el teclado -la "e", dónde está la "e"???-, y vuelve la pantalla para atrás, empieza nuevamente el proceso hasta clavarse en el mismo punto una y otra vez, uuuuna y otra vez, mirando a la máquina con cara de odio, sin atreverse a mirar para
atrás a la horda enfurecida que aguarda el desenlace, mientras el pachorro atiende al delivery y se ríe con el contador. Cada tanto amaga un "ma sí, se va a cagar" e irse, pero vuelve decidido a que ésta vez sí le gana. No mi vida, no es un Atari o el Age of Empires, es un simple monitor que te habla como si fueras el pelotudito que sos, que hacés perder tiempo a miles de personas que mínimamente saben leer y pueden digitar aunque sea con los pies el número de sobre.
 
Hasta que al fin, una lucecita azul se enciende en tu cabecita diminuta y gritás ofuscado "está máquina no anda!!!"
 
Y claaaaaaaaaaro, la hinchada pide a gritos al pachorro que te ayude a resolver la raíz cuadrada de 198712455 que seguro da el número de sobre, porque ni a palos lo escriben en el sobre no?, bah, digo yo, hasta que el pachorro mueve un dedo, mágicamente digita el código secreto y poniendo la mejor cara de "uh, no sabía que estaba ahí… jaja, qué tonto/a, jaja, bueno, qué bueno que ya terminé y me vy, uhh mirá qué hora son -sí, son dice el enfermo-, las tres ya… me voy volando!!"
 
Ehm, no, menos mal que me interné en la clínica y me dan sedantes, porque sino, te juro que la próxima te asesino con un número de cuenta, sí, así como suena (no sabés lo letales que pueden ser).
 
Después no digas que no te avisé…