Debido a las excelentes críticas, la Feria de Freaks de Coni reabre sus bambalinas amarillentas para presentarles otro recorrido! (sí, era más fashion llamarlo The Coni´s Great Freak Show, pero era demasiado Bush) Arriba, arriba que nos vamos!!
 
Riverito: "Bienvenidos amigos turistas amantes de los estrambóticos personajes de Buenos Aires, esta noche nos deleitaremos con uno de los candidatos a "Mejor Freak de Fin de Año", a.k.a. el loco de la calle. Sergio Chapaleufú se levantó como todas las mañanas tipo 10am, hacía mucho calor, cosa que lo irrita bastante ya que en su casa NO anda el termotanque y no tiene agua fría, debiendo soportar 80º de ducha sobre sus espaldas cada despertar. Vive solo, cargando en su haber una serie de historias que terminaron mal, pero maaal (con heridas semiprofundas) y planea comprarse una iguana con las próximas comisiones que cobre. Sí, nuestro inédito amigo es vendedor, y recorre las calles de Biei en su Chevrolet Meriva gris plata, última adquisición para celebrar que su ex no pudo cobrarle nada en el juicio por lesiones.
 
Después de una jornada agotadora, con piquete y más piquete, donde la temperatura subió hasta los 33º -igual no son comparables con la ducha hirviente- y un vendedor de helado en palito que volcó un Torpedo derretido en la ventanilla, nuestro inhóspito personaje agarra Lavalle para volver a casa. De pronto, y sin que nadie llegue a distinguir qué poronga pasó, un colectivo de la línea 26 lo ¿encierra? ¿le pone las luces altas? ¿escupe? ¿grita "puto el que escucha"? y Sergio se transforma. Mientras los pasajeros abordan alegremente -estaba vacío- el interno, Sergio decide bajarse de su autito parado en la senda peatonal y corre desaforado a pegar!!! A quién? Me extraña Watson, al bondi!! Sí, el estúpido le pega AL BONDI, mientras el buenazo del chofer le grita barbaridades como "trolo!" o "calmate loco!". Amenazas van, vienen, semáforo rojo que pasa a verde y largamos cruzando Callao.
 
Sergio arranca y piensa para sus adentros "el dr. me dijo que tengo que descargar mi ira, y este bondi no la va a sacar tan barata, qué se creyó estehijoderemil$%&!". En la siguiente parada, Coni -síii, la estaban esperando no?- dormitaba ya bajo los dulces acordes de Josh Groban cuando un golpe del demonio la saca de su letargo: Era el pelotudo del Meriva golpeando al colectivo con un matafuegoooooooooooooooo!!! Insano! Demente!! Eso puede volar en mil pedazos!!
 
Mientras todos los pasajeros (menos Coni) le gritaban al chofer que arrancara y al loco del matafuego que se vaya a ver Floricienta que repiten el final, era digno de ver a Coni pasándose de asiento de un lado al otro del colectivo para evitar un posible impacto matafueguezco sobre su ya maltratado rostro!!
 
Tanda Comercial… se despliega la pantalla gigante y regresan los niños de las zapatillitas del bowling de Gesell, aparece en primer plano Sergio diciendo: "Llame YAYAYAYAYA! El nuevo matafueeego YA que no se pincha, ni se quiebra ni se rompe, sí, veamos la demostración… mándame el tape Del Pozo!!"