Coni vestida con un traje a rayas fucsia y blanco (siempre con colores de nena) y un sombrero de esos que parecen que más que un conejo va a salir Sergio Denis cantando, gritando sobre una tarima:
 
"Damas y caballeros, atrévanse a lo insólito, déjense llevar por la magia de este Rinconcito!!! Pasen, pónganse cómodos y disfruten del show… conocerán la pesadilla oculta hecha realidad del pelado botón de la librería… Venga señora, que sus buenos ratones se habrá hecho con el pelado ehhh, señor, pase! Por la módica suma de varios dólares se deleitarán con los piqueteros multinacionales y la biri agredida en la calle… apurénse que yaaaaa empiezaaaaaa!!!"
 
Nos subimos medio desconfiados -somos varios sí, entre todos los desórdenes psíquicos tenemos varias personalidades- a un botecito en peor estado que los pulmones de Sandro, y enseguida sobre la ribera derecha aparece un póster del "Pelado Botón", mientras una voz en off que parece la de Riverito, quien sigue haciendo bolos con Coni, comienza a narrarnos la trágica historia…
 
"La historia del Pelado Botón trae consigo muchos de los miedos ocultos de nuestra sociedad, a esta buena persona le llegará un día en que su estático y controlable mundo cambiará sin remedio gracias a una intervención divina. Como todas las mañanas el Pelado se levantó a las 6.30am, en punto porque es un tipo responsable y gusta además de los desayunos tranquilos. Miró a su amada esposa y pensó, como todas las mañanas "qué bella cómo duerme, sería un pecado despertarla…" y sigue su rumbo hacia la cocina. El Pelado desayuna con café con leche, más tirando a lágrima, medio de bala, pero la pulcritud de su mente contempla al café sólo para ocasiones especiales. Se toma el 37 en la estación de Lanús, felíz, porque nuestro Pelado es realmente felíz de ir a su trabajo en la Librería Hernández! El Pelado es el empleado modelo, desde su moderno puestito de búsqueda nos evita el molesto achicamiento de ojos para encontrar el libro ese que escribió el stripper de Spartacus, simplemente él chequea en su base de datos, ingresa códigos, saboreando cada búsqueda como si el mundo fuera a romperse si él, nuestro amigo Pelado, no es capaz de encontrar el libro buscado. Con la mirada adusta clavada en el monitor, recibe la info y nos dice: "Sí, está en stock, ya te lo alcanzo". Y satisfecho con haber salvado nuevamente el mundo piensa para sus adentros "sí, mi princesa, duerme tranquila que esta vieja calentona ya ha encontrado su libro de la Hermana Bernarda"…
 
Risas pregrabadas a full, cara de Pelado guiñando un ojo y circulito que se cierra como final de dibujitos animados (en realidad es como que van tapando el póster de a poquito un par de pibes reclutados del bowling semi-automático de Gesell, los reconocemos por las zapatillitas). De pronto, un trueno!! Brooooom
 
"Pero este hombre de familia no contaba con la intervención divina, sí, de Coni, claro. Cierta mañana a nuestra heroína se le ocurrió que quería comprarse un libro. Confiada en la elección de la cadena Hernández, ingresa y se dirige directamente al moderno puestito de consulta -directa y rápidamente, porque supuestamente había ido a sacar 2 fotocopias al kiosko de al lado- y tira el nombre haciéndose inexplicablemente la estudiante. Nuestro buen Pelado descubre así la primer mala noticia del día: JUSTO, pero JUSTO HOY levantaron la mesa con los libros de Historia, por lo tanto tenía que buscarlo en la estantería… hacia allí van ambos y notando la sudación en la pelada Coni amaga un "si no lo tenés vuelvo otro día.." "NO, TENGO 80000 EN EL STOCK! Pero justo levant… y dónde mi.. pero que son tarad.. ehm, no lo encuentro acá, esperame" Mientras Coni boludeaba, el Pelado paseaba por toda la librería revisando pilas y pilas de ejemplares, "querés que pase más tarde?" "NO!! TIENE QUE ESTAR!!" hasta que juntó coraje y bajó la escalera a buscar al responsable, al responsable de que él, justo él, nuestro buen amigo Pelado, no encontrara por primera vez en su vida un libro!! Mucho insulto, mucho grito, mucha subida veloz de escalera -y ya llevamos media hora de espera- y el Pelado que mira a Coni, lucha internamente con el angelito que le aconseja poner una sonrisa y vender el maldito libro, y el diablito que le dice "contale la verdad, que son todos unos pelotudos, no te van a arruinar a vos tu impoluta reputación!!"… duda, medita y al final larga su frase:
 
"Así cualquiera desarma una mesa"
 
Pero andáaa, pelado botóooooon! Bancateláaaa!!
 
El botecito se frena de golpe porque se prende la lucecita de la reserva y tenemos que parar a cargar gas, asique bajamos todos mientras se llena el tubo…