Desde ya sabemos que el ser humano busca maneras de evadir la cruel realidad a través de distintos hábitos, que se vuelven vicios para derivar en fuertes adicciones de las cuales no se sale tan fácilmente.

Uno preguntará "pará qué deseamos salir? si al fin y al cabo está buenísimo!" pero en algún punto comienzan a afectar nuestra relación con la sociedad, nuestras familias, nuestros empleos y es necesario tomar conciencia.

El problema surge cuando, de un día para el otro, nos vemos privados de nuestro vicio, una mano siniestra -será la invisible de Adam?- se ensaña con nuestras pobres vidas y nos quedamos sin MSN!!!!

Sí, después de una mudanza prometedora a una oficina más grande, llevada por los amplios despachos, los escritorios tan cómodos y las plantas (plantas!!) no llegué a ver mi trágico destino: en la oficina nueva NO HAY INTERNET! Aunque ayer intenté infructuosamente conectar algún cable al teléfono y volver a las primitivas épocas de alternativa gratis, caí en la cruda cuenta de que por un par de semanas me tengo que bastar a mí misma -recurriendo a otros vicios, por supuesto-.

En todo caso, como un aporte a la ciencia médica, dejaré constancia de mi situación.

Día 1:
Etapa 1: ilusión: "no puede ser, seguro que podemos conectarnos por teléfono, aunque sea uso un ratito el Web Messenger que tantas satisfacciones da a varias contactas, dejame que yo lo arreglo en un toque"

Síntomas: -armado y desarmado de 3 PC´s buscando la cercanía a las fichas de teléfono
– adrenalina al 100% cada vez que marcaba
– ojos vidriosos al leer "no hay tono de marcado"
– cambio de cables al azar "a ver si así va"

Etapa 2: negación: "esta oficina de mierda, cómo puede ser que no haya internet! no puedo revisar el saldo del banco ni ver los mails!!"

– cara de orto taaan característica
– revoleo de cables al fondo del cuartito, total no sirven para nada
– consumo compulsivo de agua
– golpes al teléfono cada vez que suena "claro, recibís llamadas hijo de perra!!!"

Etapa 3: resignación: "ma sí, me entrego al sanguche de milanesa y que sea lo que bill quiera"

– cara de sueño
– breves siestas en el escritorio
– lectura compulsiva de historiales del MSN (para recordar cuando yo podía interactuar)
– y bueno, ya alguien notará mi ausencia y se comunicarán conmigo, seguro me están extrañando…

Saldo de la jornada:
* Productividad: 15% (sólo de 17.30 a 18.05, luego de la etapa resignatoria)
* mucho cansancio: llegué a casa y me acosté a dormir, pero con la pc prendida!!
* aislamiento del mundo: 97% recibí un mensaje mandándome a cagar por no haber saludado por el día de la madre y una llamada despertándome de mi placentero sueño matutino en el bondi.
* tics:
– miradas de reojo a ver si se conectó alguien
– sonrisa iluminada "me habla Mi PC!!" -al abrirse el cosito naranja-

Continuaremos con esta patética historia…

 

Anuncios