Buaaaahh, buaaaahhhh, buaaaaahhhh
 
Ayer fue martes 13, como todos sabrán -sí, hoy no saludo porque estoy mal-. Yo creía haberlos exorcisado hace tiempo, es más, me atrevía a decir que hasta me daban suerte y como ayer no pasó nada agresivo hacia mi persona continué confiada en mi pronóstico.
 
Pero ella, sí, mi enemiga declarada número uno, la "maldita justicia poética" tenía otros planes para mí, no me iba a dejar pasar el hecho de sentirme satisfecha de haber sobrevivido a otro "no te cases ni te embarques" (N. d. r.: de por sí ella sabe perfectamente que jamás haría NINGUNA de las dos cosas, o como mucho me embarcaría en un crucero por el Caribe, pero seguro que sería en enero). No, de ninguna manera podía yo salir indemne de esta semanita. 
 
Pese a todo, si alguien vió la fantástica película "Señales" -un bodrio de aquellos, pobre Mel Gibson- habrá internalizado la idea de que algo, Dios, Alá, Bill Gates, el Diego o nuestro ángel de la guarda -aaaaahhh qué ternura!- nos envía avisos sobre las futuras catástrofes que nos ocurrirán. La cosa es que Lito (ange-lito) no tiene MSN ni mail, tampoco manda SMS diciendo que Movistar me regala 100 mensajes, sino que es bastante más sutil de captar, pero está, les juro que está…
 
Comienzo ahora sí con el relato… quizás incluya algunas escenas de mi vida íntima, pero es sólo para confirmar que las señales estaban. Tenía algunos planes para el día de hoy a la noche, los cuales después de mucho esfuerzo conseguí pasar para el viernes porque había algo que me decía "el miércoles no podés, no podésss". Hoy mi señor padre se ofrece a "pasarme a buscar", expresión que no puede tomarse al pie de la letra ya que tengo que viajar media hora para que me pase a buscar por donde le quede cómodo a él, pero bue, siempre es lindo volver a casa en auto y supuestamente a las 20hs había paro de colectivos y se me dificultaría el regreso a casa. El punto de encuentro era la Terminal de Ómnibus de Retiro, para lo cual tengo que tomar un bondi desde la ofis. Gentilmente mi tío se ofreció a alcanzarme hasta ahí, pero como tengo que caminar 7 cuadras hasta el garage me hice la valiente y dije "yo me tomo el 132, total pasa cada dos minutos".
 
Al subir, como toda turista pajuerana, consulto al chofer sobre el tema:
 
Yo: Entra en la terminal de ómnibus?
Él: Sí, bah, depende
Yo: qué? están los piqueteros?
Él: naa, estem… hay una concentración de camiones, pero sí, entramos, quedate tranquila linda…
 
Ahí hay una nueva señal: ni en pedo me dicen "linda" tan gratuitamente, o sea, seguro venía el desastre después de eso… Me acomodé en el último asiento y me puse a leer, llegamos en un toque al cruce ese que está por enfrente de la Torre de los Ingleses creo, donde está el frente de la terminal vieja de trenes y empezó a bajar mucha gente. Yo miré a una señora que tenía un bolso y ella se quedaba, hasta que el chofer gritó: "acá terminamos". CHAN! "el inspector me dijo que no entre…" Claaaaaro, y ahora qué hago con el "linda" eh? La cosa es que no tenía idea cómo llegar desde ahí hasta mi destino final y consulté a un sr. cana. Muy amablemente me dijo "nena, no ves ahí, a dos cuadras, el edificio que dice grande Terminal??" Y sí, era verdad, ahí estaba…
 
Asíque crucé teniendo mi bolsito con una mano para que no me choreen, pasé entre los puestitos y la gente que corre hacia ningún lado, crucé un par de vías muertas y al segundo par iba pensando en mi mentecita "yo no miré si venía el tren… estarán realmente muertas?" y sí… crash bum bang!!!
 
 
 
Sí señores, hacía más de 10 años lo juro por mi perro que es el amor de mi vida, que este cuerpo no tocaba el piso de manera tan penosa y humillante. No sólo penoso por el dolor que me aqueja en este momento, sino penoso por la cantidad de gente que había alrededor, penoso porque nadie, NADIE se acercó a ver si estaba bien o no, -igual me levanté como una lady, obviamente, ni una lágrima, ni una queja, paso rápido y a buscar a mi papi!- y sobre todo penoso porque NADIE SE RIO DE MI!!!!! Eso es terrible, que tu vida o tus miserias pasen tan inadvertidas para el resto del mundo, ni siquiera generar una risa socarrona (que suena a Maccarone), una burla despiadada o un Patán para disimular, NADA cri cri y a otra cosa mariposa…
 
De sobra está aclarar que el paro de colectivos se suspendió, que estuvimos más de una hora en la Panamericana mirando como el carril de al lado avanza más rápido y que llegué a casa media hora después que si hubiera viajado por mi cuenta, más mis rodillas y mi manecita sin rasguños ni rastros de tropiezo, mi orgullo triunfante y mi invicto de 10 años sin morder el polvo…
 
Buaaahhh, buaaaaaaaaaaahhh, buaaaaaaahhh!
 
PD: acertaron con quién voy?? 
 
Anuncios