Toda regla tiene su excepción y este post obviamente contradice al anterior ya que tiene título coherente y hasta una categoría propia! Lo cual sigue confirmando que quien escribe -o sea, yo- es partidaria del "haz lo que yo digo pero no lo que yo hago" especialmente si se trata de escapar a un balcón con habanos, qué feo eso cheee…
 
Pero vamos al tema que nos compete, y ya me parece ver desde acá sus medias sonrisas de mentes pervertidas con semejante palabrita, pero en fin, la cosa es que hoy fue la función de estreno del musical de "Callas, una mujer", que todos conocerán porque ya lo publiqué. Con un poco menos de nervios que la vez anterior, citados para las 18.30hs, probar sonido y dar sala a las 19.30hs fijamos encontrarnos a las seis menos cuarto -me cansé de escribir números, prueben a ver si entienden así- en Ramos, mi adorada ciudad alejada de todo. Para hacerla corta, el micro que debería habernos trasladado nunca llegó, recordaremos eternamente a Felipe y a su madre, y las órdenes de la dirección fueron "vengan como sea" -bah, en realidad no fue tan así, pero era para darle emoción al relato, aunque quizás la mayoría de ustedes ya cambió de página, si no les interesa les recomiendo www.caballosexcitados.com un poco fuerte, pero hay gente para todo-.
 
Resultado: una road movie porteña, de esas donde siempre se pierde alguno -cosa que no sucedió gracias al señor-, al grito de "todos sigan a Majo" los veintiocho personajes salidos del velorio más concurrido, que a esta altura ya no sería tan concurrido porque faltaban 28, je, todos de negro decía tomando el Sarmiento… qué bajo eh… saturamos el vagón, no quedando más lugar para pasar. Por un lado era incómodo, pero por otro sabías que el que estaba apoyando era un compañero, asíque todo bien y no te iba a afanar la billetera -aunque igual hay que cuidarse, nunca se sabe-. Lo gracioso es que había muuucha gente, y no sólo la niña de 13 añitos, que nunca había viajado en tren, por lo tanto y escuchando frases del tipo:
 
"así es el boleto???"
 
"no hay de 0.80?"
 
"yo quiero ventanilla y no fumador"
 
"por dónde lo meto para pasar??"
 
"aayyy es la primera vez que viajo!!!" -tenés casi 25 años larepumad…-
 
"no traje el pasaporte" (creo que esta no la dijeron, pero hubiera sido la mejor, ejem, capaz que en mi próximo viaje la tiro, sos grosa Coni)
 
"yo me voy en mi auto" -gracias Vicky, te queremos-
 
"yo no tengo monedas" -con lo cual el pobre previsor que siempre tiene termina garpando el viaje del resto-.
 
pusimos a prueba nuestros nervios de acero y nos bancamos el viajecito. Una vez llegados a 11 -jejeje- teníamos que tomar el nunca bien ponderado 132, que no tardó en llegar. Lo que sí tardamos fue en subir, sacando los 28 pasajes (les dije que no se perdió ninguno, aunque Ernesto declaró haberse colado en el tren increíblemente) Desde aquí mil disculpas a la gente que ya venía y tuvo que esperar casi 15 minutos hasta que estuviera todo el coro listo para zarpar.
 
Finalmente llegamos, después del saludo reglamentario a mi guía espiritual Fabita -quien ya me levantará en peso por los errores cometidos- y su Personal, cambiándonos a las chapas, sin prueba y a la marchanta, empezamos la función como "ángeles" según palabras del propio Mariano, el dire de la obra.
 
 
Les juro que en mi cabeza sonaba re divertido el post, pero se ve que estoy cansada o perdiendo mi habilidad, o en realidad he quedado apabullada con las genialidades de un colega, que por ahora escribe sobre coros pero el día que se ponga a literar me deja sin laburo! -en muestra de agradecimiento por tus nobles sentimientos (???) he incluído el link a tu bonita página, eso en el mercado cuesta aproximadamente un par de bocaditos cabsha, teniendo en cuenta que yo no robé nada-.
 
Que comiencen bien la semana, los quiero y MUCHAS GRACIAS a Carolina Belly, nuestra Callas -es increíble la voz de esta mujer por dios!- por los chocolates!!!
 
La Tía
 
 
Anuncios