Siguiendo con la tónica pesimista de los últimos post (verán que son todos de hoy, es decir, hoy fue un día de aquellos) se me ocurrió una idea en el interminable trayecto de regreso a casa y que demuestra de alguna manera mi resentimiento contra esta bendita semana de la amargura.
 
Igualmente, no se alarmen, acabo de poner el cd de Rod Stewart (el meloso) a ver si se me pasa un poco este humor de perros que invade mi generalmente divino carácter o mood como diría Glenn Miller.
 
En fin, la idea que vino a mi mente recostada sobre la ventanilla fría del 172 fue la de modificar la conocida Semana de la Dulzura, con su eslogan "una golosina por un beso", por la consigna más práctica de "un beso por una golosina" (está registrado, malditas ratas que me quieran copiar). Analicemos las ventajas…
 
* en primer lugar, no tenemos que esperar que alguien se digne a ir a un kiosko -o en el peor de los casos nos regale la golosina que le regalaron a él primero, léase Pablo y su famoso paragüitas de chocolate- sino que directamente agarramos a alguien por la calle y le estampamos un beso.
 
* de esta manera también, nos ahorraríamos la plata cuando queremos algo dulce, ponele que tenes ganas de comer un chicle, ves un típico abogadito recién recibido, trajeado y bien bronceado aunque estemos en agosto y seguuuuro que tiene chicles, le das un beso y chan, te tiene que dar mínimo un Bubaloo -vos querés un…-
 
* igualmente, y paradójicamente diríamos, aumentarían las ventas de golosinas para tranquilidad del Sr. Juan Arcor, porque, de qué manera vas a salir a la calle sin nada dulce para convidar si te asalta un acosador?!??! no queda bien, para nada, asíque tendríamos por ejemplo,
–>el kit "atractiva oficinista", que trae cajitas de Tic Tac y barritas de cereales -pero de las feas, esas de manzana-
–>el kit "colegiala de buzo y despreocupada por su peso", con típicos chicles Bazooka pegoteados en los envoltorios, mielcitas naranjas y con suerte un turrón sin aplastar mucho
–>el kit "perra de la calle" lleno de esos chocolates con licor y cerezas flotando
–>el kit "high class bitch" con muchos ferrero rocher para las recepciones del embajador
–>el kit Sole, como sabe que yo le voy a dar besos seguro tiene un Tofi de chocolate y dulce de leche
 
* los niños pobres ya no tendrían que pedir monedas para comer algo, sino pararse a la salida de un colegio y empezar a besar niñas ricas
 
* además, como sería una semana, tendríamos seis días más que los yanquis y su halloween, sin la necesidad de deformar nuestra imagen pública con disfraces de Barney, Monos que bailan flamenco o pequeños Yodas para conseguir un Jack con el muñequito de Karadajián.
 
Bueno, creo que está bastante buena la idea, escucho sus opiniones, pero por las dudas les dejo un beso gigante así quedan obligados a darme un Toblerone del tamaño estem… así de grande!
Anuncios