Holaaaaaassss!! Bueno gente, les voy a contar la historia del día!!! Creo que por fin me pasó algo gracioso después de tanto tiempo de abstinencia incisiva…
 
Ah! notaron que ahora nos dicen las cosas en castellano aquí en los Spaces?? Qué se creía el amigo Bill? Que no entendíamos nadaaaa?!?!?
 
Bueno, les cuento que una maldita gripe ha alejado de mí la grata y necesaria compañía de mi fiel compañera Sole hace ya tres días, la pobre intenta alegrarme desde su cómoda habitación mandandome videos de gatos que se estrolan contra todo tipo de objetos, y se lo agradezco, porque últimamente la ofis se está volviendo bastante aburrida. Pero no debo olvidar que tengo otra compañera de trabajo que se llama Extel, seguro ya la conocerán de post como "su contestador telefónico de mier·$" o "se peleó con Tarzán" o el más conocido "se volvió a amigar con Tarzán".
 
También recordarán si son fieles seguidores que en la ofis existe un ser entre tierno y deschavetante llamado Daniel P., que continuamente pelea con nosotras por el dominio de la PC, y a pesar de ser un experto en… bue, en algo, no deja de ser bastante torpe algunas veces o la mayoría. Hoy acaso ha conseguido lo que ni David Copperfield saliendo con Claudia Schiffer (se escribe así? o en todo caso… donde está en este instante? alguna vez existió?)
 
Sí señores, Daniel ha conseguido trabar una puerta desde adentro estando del lado de afuera!!! Y no sólo eso es parte de su habilidad, sino que además adentro quedaron todas nuestras pertenencias. Siendo las 17 horas y teniendo incluso un asociado dentro de la otra oficina, comenzamos a maquinar las maneras de abrir la desdichada puerta.
 
1. empujar: claro, como si no estuviera trabada del otro lado… bueno, fue lo más discreto que se pudo.
2. el clip: y bueno, consideren que el impermeable del Inspector Gadget estaba dentro de la oficina, o sea, la única arma con la que contaba (sí, ya sé, puse "la") era un diminuto clip, y ni siquiera de los de colores, uno plateadito. Obviamente no funcionó como en las películas y destruimos un clip.
3. el cerrajero: debería haber sido la primera de opción de cualquier persona práctica, pero después de considerar que nos cobrarían como $70 por una miserable puerta de plástico, bue, quedó descartado.
4. la entrada a lo mision imposible: descubrimos que los vidrios de algo que yo llamaría ventilete se podían sacar, asíque el señor P. parado sobre una silla fue desarmando la ventana.
5. el método burdo de coni: si metemos el secador de piso por la ventanita y le pegamos a la puerta desde adentro hasta que abra??
6. la idea brillante de P.: que pase Estelita (Estelita, estelita… qué tenemos para después del corte?) y se tire de cabeza!
 
Si eso no fue un brain storming, que me lo vengan a explicar los de Harvard Business Review… La cosa es que Extel tomó al toro por las astas y al secador por el palo, nos echó de la oficina y se dispuso a emular al Tom Cruise pero en pollera. Con el secador en mano y un esfuerzo de producción logró atraer hasta abajo de la ventanita la bolsa con las cortinas que había traído del lavadero para amortiguar la caída, saltó y en 2 segundos estaba abriendo la puerta del lado de adentro!!! Qué grande Extel nos salvó el día!!!
 
En fin, creo que poco a poco se va desbloqueando la neurona, mañana les contaré sobre mi admirador no tan secreto para que tengan un incentivo a volver a entrar, gracias por venir y…
 
FELIZ SEMANA DE LA DULZURA!!! (y a ver cuando recibo algún beso che…)
Anuncios