Amores míos, mientras esperamos ansiosamente la hora del almuerzo, les dejo algo para hacer el finde, cuando vayan al hipermercado, esos grandes establecimientos llenos de cosas para que gastemos plata…

  

  1. Búsqueda del Tesoro: Se trata de encontrar en el menor tiempo posible a un empleado de Wal-Mart para hacerle una consulta. Este juego tiene dos variantes o dos tácticas distintas, según la habilidad de los jugadores o su poder mental.
    1. Carrera frenética: directamente correr a grandes zancadas al mejor estilo Alonso en el circuito de Mónaco hasta dar con el tesoro buscado. Por reglamento, se permiten dos paradas para atar cordones o sacarse el buzo para no transpirar como el chico de la publicidad de Axe Seco (ya un premio Clío para el creativo!!!!).-
    2. Versión Esotérica: si el poder mental es superior al físico, se puede intentar llamar mentalmente repitiendo “Chico Wal-Mart, chico Wal-Mart, chico Wal-Mart” hasta que aparezca. No es por ser machista, pero las chicas Wal-Mart generalmente no son tan rápidas, y seguramente están ayudando a algún tarado a sacarse el buzo corriendo.
  2. Charla de bar: Como todos saben, el sector más divertido es el de los vinos y licores, no tanto por los precios, sino por las ideas que pueden surgir, onda “mirá qué bueno mezclar blue curacao con vodka, te ponés hasta la peluca!” o “qué caro está el Fernet, pongámonos en pedo con gel sanitizante” (no entiendo por qué el word me corrige pedo, y también me corrige word, es un estúpido). Y siempre podés hacerte un amigo borrachín con el de al lado que mira con las mismas ganas que uno la botella de Bailey´s… “no sabés, una vuelta con esto nos pusimos tan mal que terminamos con hipo 45 minutos!!”
  3. Drag and Drop: la genial idea de mi hermano semi delincuente pero con bastante coherencia y sin violar los principios del Código Civil. Se trata de buscar los artículos de tu lista en los changos de los demás, para no tener que recorrer todo el híper en busca de esa latita de sardinas. Es divertido y se necesita una vista de lince y ser más rápido con las manos que un chico en un kiosko, y se puede combinar con la carrera frenética si somos descubiertos. En teoría, si todavía no pagó en la caja los artículos no son de nadie, así que los podemos tomar con tranquilidad (al igual que podemos tomar un Bailey´s)
  4. Liptionary acuático: nos dirigimos al sector pescadería donde los matungos están estirados sobre el hielo molido y al alcance de la mano, elegimos una palabra y debemos articularla en la boca del pescadito para que los demás entiendan, es muy bueno y nos hace rememorar al pescadito ese puto azul que vendían por Llame Ya… se requiere destreza visual e imaginación, además de aguantar el olor reinante en el sector. Es más, se puede invitar a jugar al chico WalMart también.
  5. Grand Prix: cargar dos changos con 10 cervezas Quilmes y tratar de maniobrar entre las madres en la parte de los pañales (antes contratar un seguro contra terceros) a ver si son tan machos ahora con el carrito, eh?
  6. Memotest: cada participante elige 5 productos de cualquier góndola, se dirigen al Verificador de Precios y tratan de recordar los precios de cada uno. Se necesita un árbitro y sino, como dice Santi “atendelo vo´ que sabé lo precio”. Es fácil de llevar a cabo porque nadie verifica los precios y después abarrotan el sector de atención al cliente.
  7. A ver si lo sabés: una vez hallado algún chico WalMart, preguntarle dónde está el producto más pedorro que se les ocurra, generalmente aciertan, es increíble! Creo que les deben tomar exámen diario de ubicación en góndola. Ejemplos para  preguntar: vasos descartables, prepizzas, polvo para los pies, manteles descartables, alfileres, hojas canson…
  8. Duda existencial: tratar de averiguar por qué diantres –Podeti presente- los vasos descartables están en la sección Perfumería – Químicos. Al principio parece que los chicos WalMart se fuman las biromes que les dan después de cantar el himno a San Wal, pero después resulta que SI están en ese sector. Lo que nadie puede saber es por qué. –en realidad no es un juego divertido, lo divertido fue mi cara cuando me contestó el amable muchacho.-
  9. Qué te prendés en la charla?: una vez en la larga cola de la caja, comenzar a contar historias bizarras pero que parezcan reales y observar las caras de la gente que escucha como buenos chusmas que son. Ejemplo: viste cuando el pescado dijo “karaoke”??
  10. Me cagué el decálogo: no se me ocurrió otro para completar las 10, pero estoy segura que algunos de ustedes juegan a otras cosas…

Por ahora es eso, pasen un Genial Fin de Semana y no se despeguen del rinconcito porque sigo trabajando en los demás “próximamente”… 

Anuncios